Viviendas Unifamiliares promovidas por su Propietario:                    (2005-2009)

  

                                  

Las viviendas que aquí figuran son las que correspondientes a los promotores Sergio Guerrero, Juan Luis Jiménez y Antonio Rafael Hervias, respectivamente y sus aparejadores fueron Javier García Navarro, Germán Rodríguez y Juan Manuel González, entre otros...

Todas responden a promotores individuales, que las querían para uso particular, y se presentan aquí como ejemplos de las diferentes opciones que da el diseño y promoción individual de la vivienda:

1 / Sergio Guerrero y su pareja, que disponían de una vivienda frente al campo de golf de Las Gabias, se decidieron por una vivienda de diseño particular, muy ajustada a sus necesidades concretas. Dado que el solar disponía de unas magníficas vistas a Sierra Nevada y al campo de golf, dispuse una doble altura en el centro de la vivienda, en la entrada al salón, donde también se ubica la escalera interior, de manera que esas vistas a doble altura se disfrutaran en esa núcleo central y de representación. El interior permite circulaciones fluidas alrededor de este área, que así sirve de distribuidor, y que está diseñada para dar cabida a una gran mesa heredada, que sirve de espacio de reunión en los eventos familiares. La macla de volúmenes en el exterior amplia las vistas y a la vez proporciona una terraza al dormitorio principal.

2 / Juan Luis Jímenez, en una pedanía de Íllora, optó por un diseño tradicional. Uno de los condicionantes primeros de proyecto fue conseguir una construcción muy económica. Para ello se optó por renunciar al semisótano, e introducir el garaje en planta baja, utilizando un sistema estructural optimizado de crujía doble de hormigón armado. Los acabados exteriores se limitaron al raseo en blanco y a las piezas de ladrillo que realizan los remates de los huecos de fachada. La vivienda, de casi 200 m2 construidos, con unas calidades muy razonables, se pudo ejecutar por 120.000€.

3 / Antonio Rafael Hervías vive en el municipio de Otura en una vivienda en una sola planta con un amplio programa de necesidades extra que ubicamos en semisótano: aparcamiento, pequeño gimnasio, trastero, sala de instalaciones, etc..., La casa resulta más cara en la construcción (en una planta hay el doble de cubierta que en dos, cuesta más la excavación del semisótano, hay más cimentación...) pero también es una casa extremadamente cómoda, con un amplio porche que mira a la puesta de sol, lugar en el que me consta hacen casi más vida que en el interior durante buena parte del año.

   

   

  

Reforma de ático (vivienda propia):                                                         (2005-2006)

     

Compré esta vivienda junto a mi pareja en otoño de 2005, con la idea de residir en Granada otros tres años, como así fue. La vivienda estaba en un estado total de abandono, la vecina del piso inferior tenía infiltraciones desde el balcón, las instalaciones eléctricas y de agua eran claramente deficientes y la distribución no tenía ningún sentido. Sin embargo disponía de una terraza corrida que miraba a Sur-Oeste, estaba en una zona céntrica y disfrutaba de silencio y luz.

Decidí que la mejor opción era demoler toda la vivienda, instalaciones incluidas, y redistribuirla en función de su peculiar geometría (17 metros de largo por 3´5 de ancho interior). Se redujo el recorrido del pasillo al mínimo, disponiendo las estancias de mayor tamaño a los lados, y separando zonas de día y noche. Para optimizar el espacio también introduje la cocina en el salón, si bien mediante una doble puerta de vidrio embebida en los tabiques que permitían sectorizarla. 

El disponer de una vivienda con estas características también permitió jugar con tonos de color muy fuertes, que atemperados por la luz, daban resultados muy acogedores: naranja en cocina, verde frontón y berenjena, que se utilizaron en dormitorio principal y salón, combinan con el tono base, un gris azulado que da unidad a las estancias (incluso cocina).

También se tiró un cobertizo que había en el área que destinamos a terraza, puesto que el balcón corrido funcionaba bien como área de expansión de la vivienda (permite tener balconeras en lugar de ventanas, y de paso tener un área de huerta o jardín: tuvimos un naranjo, algunas plantas, etc..), pero nos resultaba insufiente. El cobertizo era una construcción existente frente a la ventana de la cocina donde el antiguo propietario almacenaba cantidad de enseres que no nos interesó en ningún momento mantener o reutlizar.

El hacer una reforma integral de la vivienda nos permitió dotarla de todos los servicios: calefacción, doble instalación de aire acondicionado integrada en tabiquería, circuitería de luz 100% renovada desde contadores, extracción de humos, etc, y sobre tod: rescatar valores de los que disponía pero que estaban ocultos por su anterior fisonomía. La obra no llegó a los 40.000 € todo incluido, para una superficie de 60 m2 interiores y 20 de terraza (que también se reformó). Todo ello permitió vender la vivienda en plena crisis (finales de 2008) sin complicaciones y revalorizado el capital invertido. 

 

              estado actual de la vivienda: cocina, salón-comedor y doble apertura cocina, terraza (antiguo cobertizo) y contravista del salón -tonos de pared-  

               estado previo de la vivienda: antigua cocina, salón, cobertizo demolido y vista de los problemas de inflitración en carpinterías, en este orden-